La interna policial vigente impide el regreso del mejor comisario que tuvo Bolívar en los últimos años

A ESPALDAS DE LA GOBERNADORA VIDAL SE TEJE UNA MANIOBRA QUE PERJUDICA A BOLIVAR

OSCAR BISSIO

Luciano Reos, el jefe policial que fue relevado en octubre de la Comisaría de Bolívar, era candidato firme para volver a hacerse cargo de la seccional local, después de que su desafectación fue oficialmente levantada en las últimas horas.

Esto quiere decir que el legajo del policía no tiene absolutamente ninguna mancha y que luego de ser desafectado, Asuntos Internos, decidió levantarle la desafectación de la que fue víctima por una interna policial, que lejos de terminarse, continúa a espaldas del poder político.

En el combo de víctimas, también estuvo el oficial principal, Hernán Madrid, alter ego de Reos, quien echó raíces familiares en Bolívar.

Ambos, y el equipo que tuvieron a cargo durante gran parte de 2018, y con el que lograron exitosos resultados en materia de operativos antidroga y contra el juego clandestino, fueron virtualmente perseguidos y ninguneados como consecuencia de esa interna que tendría su mentor en la Departamental Veinticinco de Mayo.

De hecho, se sospecha que -siempre por detrás del poder político provincial y municipal- esa estrategia non sancta tendría como objetivo colocar en Bolívar como máximo jefe a un policía que actualmente cumple funciones en una localidad del distrito.

Reos, había logrado ser parte de un equipo que a pura sinergia puso en marcha un plan de seguridad. Fiscalía; Intendencia y Policía, lograron trabajar en conjunto.

Reos, con su legajo impecable, debía ser restituido en su cargo en Bolívar. En cambio le dieron posición-puesto (destino) en una comisaría de Avellaneda, bajo la jurisdicción de la Departamental Lanús.

Mientras tanto, Bolívar, es una zona prácticamente ideal para la acción de los delincuentes. Lo grave es que la solución estaba al alcance de la mano y fue dejada de lado por la propia interna policial.

Y más sugestivo aún es la impunidad de la conducción regional de la policía que -dada esta situación que debe revisarse urgentemente- ha eludido la voluntad de la propia gobernadora María Eugenia Vidal.

La mandataria bonaerense vino a Bolívar a fines de octubre y prometió no tolerar ninguna interna de la fuerza. Se lo dijo a solas al intendente Marcos Pisano y después repitió su pensamiento ante la prensa que conversó con ella en el hall central de la Municipalidad.

Urge, que alguien le avise que no se están cumpliendo sus órdenes.

LEER TAMBIEN:

Con una Comisaría en crisis, el intendente Marcos Pisano pide por cuatro patrulleros y busca soluciones

 

 

 

 

Lo preocupante y gravísimo, es que Lucviano reos,

 

Noticias relacionadas

Dejá un comentario