Comienza este lunes la última pericia para determinar si Juan Carlos Simón va a juicio por enriquecimiento ilícito

La investigación que se le sigue al exintendente de Bolívar Juan Carlos Simón y a sus hijos Matías y Guillermina como personas interpuestas en una presunta acción delictiva de enriquecimiento ilícito, tendrá desde hoy lunes 11 de marzo un nuevo capítulo antes de que la Justicia decida si los procesa o los sobreseé de los cargos en cuestión.

Sobre el ex jefe comunal de Bolívar (1995-2009) pesa una denuncia realizada por Gustavo García y Laura Hernández radicada en 2011 que podría desencadenar en su procesamiento y la elevación a juicio de la causa al tener en cuenta el Artículo 268 del Código Penal que castiga el enriquecimiento irregular si uno es funcionario público.

Hasta diciembre, la causa fue investigada por la fiscal Laura Margaretic que llamativamente fue separada de la UFI 2 de la que era titular y que fue quien investigó a Simón de manera exhaustiva. Su reemplazante en la UFI Nº2 es David Carballo.

Los tuvo cara cara en noviembre; y los tres, puestos a derecho ejercieron sus respectivas defensas con diversas presentaciones hechas por sus abogados Gustavo Farina y Jorge Moroni.

La investigación se desarrolla centralmente en un incremento patrimonial de la familia entre los años 2009 y 2012 que la familia dice que va a poder justificar con un par de cajas de facturas de donde surgió el dinero para adquirir algunos inmuebles.

Esas facturas son las que hoy lunes 11 de marzo, comenzará a revisar el contador Pablo Luis Farías, titular de la Asesoría Pericial de Azul.

Es la última carta de esperanza jugada por los Simón pues otras presentaciones anteriores le dieron la razón a la fiscalía: el trabajo pericial fue hecho en dos oportunidades por los instructores contadores del Departamento Judicial de la Procuración General.

Para este trabajo técnico, los especialistas –mediante los oficios correspondientes-pidieron información a la AFIP; al Tribunal de Cuentas y al Registro de la Propiedad, entre otros organismos.

Se determinó el patrimonio de cada uno de ellos y se hicieron análisis del flujo de fondos que dieron negativos. Esto significa que los egresos fueron mayores a los ingresos.

Lo cierto es que para este análisis encabezado por el perito contable Gustavo Terrile hubo irregularidades, inconsistencias o incongruencias.

 

Histórico: el exintendente Juan Carlos Simón a punto de ser procesado por enriquecimiento ilícito

 

 

 

Los imputados, respondieron a las conclusiones a las que llegó la fiscal después de un largo derrotero: la funcionaria, recibió el peritaje de los contadores de la Procuración bonaerense que presentaría inconsistencias entre sus valores fiscales y reales de por lo menos unas siete propiedades de la familia e  incrementos patrimoniales significativos no justificados entre los años 2009 y 2012. (Más datos al pie de esta nota).

Precisamente, dos de los contadores que analizaron el patrimonio de la familia Simón, estuvieron presentes en la audiencia de este martes: se trata de Eduardo Hernández y Néstor Baldi.

Es que los profesionales, tendrán a cargo una ardua tarea tras el cónclave judicial de hoy; pues los Simón presentaron dos cajas enormes con facturas con las que tratan de justificar de donde salió el dinero para comprar los inmuebles cuestionados.

Hay que recordar que las pericias no cerraron y –a prima facie- se constató que en varios años los egresos fueron mayores a los ingresos.

Por lo menos, eso indicó el análisis del flujo de fondos de cada uno de los miembros de la familia.

Después de varios años aciagos en los que la causa no estuvo parada pero sí con pocos avances, en 2018, resurgió con vigor y atravesó varias etapas:  la citada pericia de los especialistas que pidieron información a la AFIP; al Tribunal de Cuentas y al Registro de la Propiedad.

Enseguida, Simón y sus hijos, debieron dejar sus huellas dactilares en dependencias de la Sub DDI Bolívar, y fueron citados por la fiscal Laura Margaretic de la UFI 2 del Departamento Judicial de Azul para el 21 de setiembre.

Una audiencia que no se llevó a cabo al presentar la defensa de los imputados un pedido de nulidad que fue al Juzgado de Garantías y a la Cámara de Apelaciones, dos instancias que desestimaron la solicitud y ratificaron la actuación de la fiscal.

Por ello, Margaretic, por fin pudo tenerlos este martes cara a cara para tomarles declaración, interrogarlos y escucharlos.

El próximo paso vendrá con una nueva pericia de los contadores de la Procuración sobre las dos misteriosas cajas presentadas en el día de la fecha.

Las fuentes, afirman que el trámite no se extenderá más allá de enero de 2019 y que por esos días se conocerá la resolución de los peritos contadores: dar marcha atrás con el caso (se estaría cerca de un sobreseimiento) o ratificar la posición del Ministerio Público.

En el último de los casos, la fiscal ya estará en condiciones de pedir la elevación a juicio a la jueza Magdalena Forbes.

Los primeros meses del año entrante, serán clave para saber cómo se define la historia de Juan Carlos Simón y sus hijos.

Noticias relacionadas

Dejá un comentario