Lavagna dejó una débil impresión en Bolívar y hace dudar a los locales en una hora de definiciones

OSCAR BISSIO

El paso de Roberto Lavagna por Bolívar fue negativo para quienes esperaban algo más del ex ministro de Economía que quiere ser presidente sin atravesar las PASO y que por estos días cuenta con un 8% de intención de voto.

Lavagna de 77 años recién cumplidos, le dio el gusto a Eduardo Bali Bucca de abrir su juego electoral en Bolívar.

Los resultados, a saber por la concurrencia de una alta franja etaria con excepción de los alumnos del CRUB que fueron invitados a tomar parte, no fueron los esperados.

El ex titular del Palacio de Hacienda no entusiasmó a nadie y dudó a la hora de las definiciones.

Sin mencionarlo volvió a auto ungirse como un candidato de unidad en el peronismo ortodoxo y funcional a Macri, pero tampoco dijo de modo claro que sería candidato.

“Evito caer en los dos extremos de la grieta. Hay algo que nos ha hecho muy mal a los argentinos estos últimos años y son esos dos extremos con visiones muy encontradas sobre el país y sobre el mundo. Cuando gobernaron, unos antes y otros ahora, los resultados han sido un fracaso”, indicó.

El dirigente, siempre acompañado por Bali, estuvo con dirigentes ruralistas y dio una charla en el CRUB.

En esas oportunidades repitió que “Argentina tiene todo para salir y volver a crecer con inclusión social. Y eso depende de que seamos capaces de comprender que no vale la pena seguir por el camino que venimos transitando hace unos cuantos años”.

Tras la jornada que no cumplió con la expectativa previa, trascendió que se vienen días de dudas y preocupación en el ámbito que abriga al intendente Marcos Pisano que aún no ha dicho detrás de qué referente nacional se va a encolumnar para tratar de lograr revalidar su mandato en las urnas. 

Noticias relacionadas

Dejá un comentario