Sin el apoyo de los concejales de Morán, el Concejo autoriza al intendente a comprar un resonador

OSCAR BISSIO

El Concejo Deliberante aprobó este lunes por mayoría la compra del resonador magnético que será instalado para su funcionamiento en el Hospital Miguel Capredoni en un plazo de seis meses.

Once concejales -ocho oficialistas, dos de la Coalición Cívica y uno de la UCR- le dieron luz verde al intendente Marcos Pisano para que haga efectiva la adquisición del complejo instrumento por un valor de 58 millones de pesos.

El tema fue tratado sobre tablas y se debatió durante tres horas con un cuarto intermedio de 39 minutos pedido por la oposición ni bien comenzó su tratamiento.

Pero antes de la pausa, aparecieron los primeros disparos de una sesión que iba a caracterizarse por cruces, chicanas y soliloquios.

El concejal Oscar Ibañez, fustigó al bloque moranista y votó en soledad la negativa al cuarto intermedio. En ese sentido, argumentó estar cansado de las sospechas que caen repetidamente sobre el Departamento Ejecutivo.

“Este resonador es necesario y a las cosas hay que hacerlas de manera rápida para pagar una deuda que tenemos con el pueblo de Bolívar que lleva 20 años sin un resonador, situación que obliga a viajar a los vecinos a otras localidades. Como agente de PAMI conozco las incomodidades que esto acarrea por ejemplo a nuestros adultos mayores”; señaló el experimentado edil.

En tanto, el bloque de cinco concejales que responde a Juan Carlos Morán advirtió que el expediente de 500 hojas había llegado sobre la hora a las comisiones de Presupuesto y de Higiene, y que no hubo tiempo para analizarlo. Por eso pidió el receso.

Pero la solicitud sonó extemporánea habida cuenta de la vigencia de los artículos 49 y 58 del reglamento del cuerpo deliberativo que les permite a los concejales pedir que el tema regrese a comisión si consideran que necesitan más tiempo para examinarlo. Lo impropio de la queja se dio al estar aprobado el tratamiento sobre tablas.

Tras el cuarto intermedio, el bloque moranista que al cabo del debate se abstuvo, brindó una larga serie de lamentos y demandas basada en el argumento que no conocían los detalles de la licitación a votar.

Fueron los voceros principales del reclamo los concejales Nicolás Morán y Patricia Oroz, quienes se internaron en la controvertida empresa de justificar que no iban a votar a favor de la compra del resonador.

“Lamento que el oficialismo politice este tema teniendo en cuenta la importancia sanitaria que tiene”, lanzó Morán.

La respuesta más lúcida llegó desde la banca de Mónica Ochoa: “Lamento que desde el bloque opositor se tome a la política como algo negativo. Esto es política. Es política sanitaria. Adquirir este resonador es política de salud y es querer estar del lado de la gente y evitar que nuestros vecinos viajen para hacerse este estudio. No nos tiene que avergonzar hablar de política en este recinto porque para eso integramos un cuerpo legislativo”.

La sesión, ofreció una vez más altas dosis de tedio y de preocupación por la falta de dinámica del cuerpo que pretende insistentemente en cada una de sus actuaciones rebajar el debate a las chicanas personales.

Desde la banca moranista se vio una actitud provocadora sobre todo cuando el propio Nicolás Morán arremetió contra la figura del oficialista Marcos Beorlegui a quien llamó “hipócrita” al acusarlo de no haber leído el expediente.

Por su lado, se vio a José Gabriel Erreca, en una de sus mejores versiones. Con alto oficio político y la preparación que le dejaron los años en la función pública demostró dominar con aplomo y suficiencia los andariveles del Concejo.

Sus fundamentos para acompañar a la gestión municipal con su voto positivo contrastaron claramente con la inexperiencia de los concejales debutantes.

“Cuando uno asume una concejalía tiene que tener en claro sus responsabilidades. Acá hay que votar por sí o por no; es simple. Este bloque le va a dar la herramienta al intendente para que compre este resonador porque consideramos que Bolívar lo necesita”, aseveró el exintendente radical.

De este modo, el Departamento Ejecutivo, encontró un inesperado aliado en JGE, justo después de que éste se escindiese del bloque para ocupar una banca individual, y de la colisión a puertas cerradas que tuvo con el propio Morán hace unos días que desencadenó en la renuncia indeclinable de Juan José Nicola a la Presidencia del comité radical.

En el final de las alocuciones y antes de la votación que cerró el tema, pidió la palabra el titular del ente Luis María Mariano, quien expresó su molestia por la actitud del bloque moranista: “Quiero aclarar que si este expediente se ha tratado hoy es porque todos los concejales votaron su tratamiento sobre tablas. El reglamento es claro y hay que conocerlo. Y saber que esta Presidencia hace un culto las 24 horas, todos los días, para estar a disposición de los concejales. Esta sesión fue convocada no porque me la haya impuesto el Departamento Ejecutivo sino porque Bolívar necesita este resonador”.

La puesta en funcionamiento del resonador que comprará la Municipalidad se instalará donde actualmente funciona el Centro de Estimulación y Atención Temprana y beneficiará a unos 1200 bolivarenses que van por año a otros destinos para someterse a esta práctica de diagnóstico por imágenes.

FOTOGRAMAS: gentileza Bolívar TV

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Dejá un comentario