Urdampilleta: la cárcel que gestionó Isidoro Laso ya tiene 15 años y es un ícono de la localidad

Días pasados se conmemoró un nuevo aniversario de la puesta en funcionamiento Unidad Nº17 de Urdampilleta.

Actualmente su director es Abel Dante Ramírez y lo acompañan en la cúpula dirigencial Mariano Ciancio; Eugenio Chiminella y Roberto Walter. 

En la órbita del Servicio Penitenciario Bonaerense integra el Complejo Penitenciario Zona Centro Sur, junto a las unidades que se encuentran en la localidad de Sierra Chica. La arquitectura responde a las características de un panóptico radial y se enmarca dentro de las unidades de máxima seguridad, de régimen cerrado.

El entonces diputado Isidoro Roberto Laso, presentó la propuesta de radicar la cárcel en Urdampilleta para paliar la necesidad de “frenar el achique de un pueblo deprimido, acorralado por las inundaciones y la falta de industrias, y también ayudar a Pirovano”.

En su momento, Laso,  aclaró que en su caso “hubiese sido políticamente más redituable haber llevado la cárcel a Bolívar”, pero aclaró que prefirió otorgar esa posibilidad a pueblos que vivían una difícil situación económica con un desarraigo de las jóvenes generaciones.

Está ubicada en el kilómetro 3,5 del acceso a Urdampilleta por Ruta 65 y en ella trabajan con esfuerzo, compromiso y responsabilidad, 374 agentes penitenciarios distribuidos en distintos sectores.

Desde su inicio y a través de cada directivo que ha pasado por ella, se mantuvo una estrecha relación con las instituciones de la localidad de Urdampilleta, donde actualmente es un ícono en la misma.

La construcción de la unidad fue puesta a consideración de los habitantes del pueblo, en el año 2002, en un acto verdaderamente democrático tuvieron la posibilidad de elegir por sí o no por la instalación de un penal.

El penal, la cárcel, la unidad, como la denominan en Urdampilleta, cambió profundamente el escenario de la localidad desde aquel 17 de mayo de 2005.

En sus 15 años ha sido una de las principales fuentes de trabajo para más de 300 jóvenes de Urdampilleta, Pirovano y Bolívar y con el paso del tiempo muchos hijos de los primeros penitenciarios que ingresaron a trabajar por aquel entonces, eligieron ser oficiales del SPB.

Se trata de un establecimiento penitenciario, de formación agro-técnica, con base en la educación, el trabajo y los deportes, los tres ejes fundamentales para lograr la reinserción social de los internos.

Todos los hombres privados de la libertad que se encuentran en la Unidad Nº17 tienen la posibilidad terminar sus estudios de nivel primario y secundario en la EEPA Nº705 y el CENS Nº452, además pueden acceder a los cursos de oficios que ofrece el Centro de Formación Profesional Nº402, extensión Sierra Chica, los cuales contribuyen a la formación laboral de cada uno y les permitirán obtener una salida laboral al momento de recuperar la libertad.

 

Noticias relacionadas

Dejá un comentario